17.3 C
Presidencia Roque Sáenz Peña
domingo, abril 14, 2024

Verdulería regaló sus productos antesde tomarse unos días de descanso

- Espacio publicitario -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Un comercio de Quitilipi tuvo un gesto entrañable en un momento difícil de la sociedad. Armó bolsines con frutas y verduras en buen estado, y las repartió gratis a sus vecinos.

QUITILIPI (Agencia). En estos momentos de tanta incertidumbre por la crisis social y económica que atraviesa el país entero, una verdulería de esta ciudad ofreció un valioso ejemplo de solidaridad y empatía para con los vecinos quitilipenses. Ante la decisión de cerrar por unos días para descansar, tras la atención en las fiestas, regaló sus productos seleccionados y fraccionados en bolsas.

«Antes de registrarlos como pérdida si quedan en nuestros estantes, es preferible que vayan a la heladera de la gente», reflexionó la joven Camila Cabral, dueña del Minimercadito DIK ubicado en calle Jujuy al 949. La emprendedora publicó su propuesta en Fabebook y recibió palabras de aliento y felicitación de clientes y amigos por este ejemplo digno de imitar.

«Tuvimos buenas ventas en las fiestas porque armamos combos y ofertas para que todos los clientes puedan disfrutar con sus familias. Entonces decidí tomarme unos días para que mis secretarias descansen. Cuando cerré, al mediodía vi que quedaban varios artículos en los estantes y me puse a pensar en cómo se iban a echar a perder esas cosas ya que era viernes y nosotros volveríamos recién luego de seis días. Pensé entonces que antes de tanta pérdida, sería mejor que la gente pueda disfrutar de esas frutas y verduras, que no estaban pasadas sino en perfectas condiciones. Así fue como armamos las bolsitas y puse la publicación en Facebook para que se enteren», relató Camila.

«UNA MEZCLA DE SENSACIONES»

El posteo en la red social tuvo tanta repercusión que el día señalado para retirar los productos sin cargo, la sorpresa fue total. «Creí que iban a sobrar y llevaríamos al hogar de ancianos, pero cuando llego a mi negocio veo una cola de gente esperando: no tardamos ni 15 minutos en entregar todas las bolsas».

«Debo admitir que fue una mezcla de muchas sensaciones y me hubiera encantado haber tenido más para dar, ya que muchos quedaron sin bolsitas y estuvieron esperando con una alta temperatura. Había niños, hombres, mujeres, gente mayor, mamás con bebés en brazos».

«Sinceramente digo que algunos somos afortunados de poder elegir qué comer hoy, sin embargo, hay personas que la están pasando realmente muy mal. Considero que no fue la gran cosa lo que hicimos, pero me alegro de que más de una persona pudo tener una fruta», relató conmovida la verdulera.

Fuente Diario Norte

- Espacio publicitario -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img
- Espacio publicitario -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Últimas Noticias

Noticias relacionadas