15 C
Presidencia Roque Sáenz Peña
jueves, mayo 23, 2024

¿Toda enfermedad empieza en el intestino? El estudio de científicos argentinos que confirma los alcances del “segundo cerebro”

- Espacio publicitario -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

La investigación fue publicada en la revista Neurogastroenterology and Motility y analizó los síntomas extra digestivos en pacientes con Síndrome de Intestino Irritable. Infobae dialogó con los autores del estudio

La investigación que lideró el gastroenterólogo Facundo Pereyra es el primer trabajo científico que describe las manifestaciones extradigestivas asociadas al Síndrome de Intestino Irritable (SII). (Imagen Ilustrativa Infobae)La investigación que lideró el gastroenterólogo Facundo Pereyra es el primer trabajo científico que describe las manifestaciones extradigestivas asociadas al Síndrome de Intestino Irritable (SII). (Imagen Ilustrativa Infobae)

Cuando en temas de salud una idea simple cala hondo entre las personas, es porque tiene verdad en su definición. Algo de esto pasa con la noción de llamar al intestino, “segundo cerebro”. Hay que saber que el intestino tiene más neuronas que la espina dorsal y actúa independientemente del sistema nervioso central.

Ese otro cerebro “independiente” en nuestras entrañas y su compleja comunidad microbiana influyen definitivamente en nuestro bienestar general.

Un grupo de investigadores argentinos, liderados por el doctor Facundo Pereyra, publicaron un nuevo estudio en la prestigiosa revista Neurogastroenterology and Motility que arroja luz sobre la naturaleza compleja de los trastornos intestinales y sus ramificaciones en síntomas extra digestivos.

Los hallazgos suman evidencia al nuevo paradigma que propone que aquello que altera o equilibra nuestra microbiota -el ecosistema de microorganismos que habitan en el intestino humano- tiene una estrecha relación con el sistema nervioso y el cerebro.

El nuevo paradigma propone que aquello que altera o equilibra nuestra microbiota -el ecosistema de microorganismos que habitan en el intestino humano- tiene una estrecha relación con el sistema nervioso y el cerebro. (FLICKR / PROCURAMED SAÚDE)
El nuevo paradigma propone que aquello que altera o equilibra nuestra microbiota -el ecosistema de microorganismos que habitan en el intestino humano- tiene una estrecha relación con el sistema nervioso y el cerebro. (FLICKR / PROCURAMED SAÚDE)

El médico gastroenterólogo Pereyra se desempeña en el Servicio de Gastroenterología del Hospital Cipolletti en Río Negro, ciudad de la que es oriundo. Está formado en su especialidad en la Universidad del Salvador, el Hospital de Clínicas y el Hospital Udaondo, y, con el transcurso de los años la experiencia en la práctica clínica lo llevó a adoptar un enfoque integral del paciente ya sea en estado de salud o enfermedad.

Este abordaje se inscribe en la denominada medicina funcional, una perspectiva médica incipiente, que ya cuenta, nada más ni nada menos, que con un departamento de investigación y abordaje clínico en la prestigiosa Cleveland Clinic, de Estados Unidos.

Para analizar los detalles del nuevo estudio, Infobae entrevistó al doctor Pereyra, quien fue el autor principal del estudio, y al doctor Luis Bustos Fernández, ex presidente de la Sociedad Argentina de Gastroenterología (SAGE), quien también participó de la investigación titulada “Prevalencia de síntomas extraintestinales según subtipo de síndrome del intestino irritable”.

El eje cerebro-intestino

El eje cerebro-intestino y sistema inmune, como sostiene Pereyra es fundamental para entender los problemas de salud. (Imagen Ilustrativa Infobae)El eje cerebro-intestino y sistema inmune, como sostiene Pereyra es fundamental para entender los problemas de salud. (Imagen Ilustrativa Infobae)

“Este es el primer gran trabajo científico que describe las manifestaciones extradigestivas asociadas al Síndrome de Intestino Irritable (SII), un aspecto que aún no está tratado en profundidad por la comunidad médica”, dijo Pereyra en diálogo con Infobae.

El estudio se realizó en 4.862 personas y reveló que más del 70% de los pacientes con SII experimentan síntomas no digestivos, como dolor de articulaciones y de cabeza, hormigueos en manos y pies, dermatitis atópica, así como síntomas de depresión.

Estos hallazgos, confirman que el eje cerebro-intestino y sistema inmune, como sostiene el doctor Pereyra,es fundamental para entender los problemas de salud. “El paciente que tiene síntomas digestivos y extradigestivos asociados es un persona que presenta una activación del sistema inmunológico y digestivo, lo que genera malestar general y enfermedades”, señaló el gastroenterólogo. Por eso, enfatiza en que el tratamiento adecuado debe estar dirigido a “aplacar la respuesta inmunológica”.

Desde la perspectiva de Pereyra, considerar que el aparato digestivo incuba el “germen” de otros trastornos que impactan en resto de los sistemas del organismo, abre “esperanzas de tratamiento” para personas afectadas por una larga lista de enfermedades consideradas, en principio, “no digestivas”. Y esto abarca desde la ansiedad, depresión, migraña, fatiga, infertilidad, problemas autoinmunes, problemas articulares o en la piel, como alergias.

El doctor Facundo Pereyra es médico gastroenterólogo formado en la Universidad del Salvador, el Hospital de Clínicas y el Hospital Udaondo. Cree y practica en su consultorio la llamada medicina funcional, que reversiona acorde a este tiempo, la medicina tradicional
El doctor Facundo Pereyra es médico gastroenterólogo formado en la Universidad del Salvador, el Hospital de Clínicas y el Hospital Udaondo. Cree y practica en su consultorio la llamada medicina funcional, que reversiona acorde a este tiempo, la medicina tradicional

“Entender el intestino como un órgano que puede enfermar al resto del cuerpo es el primer paso de un nuevo enfoque que ya desde hace años trata la medicina funcional de Estados Unidos. Ya lo dijo Hipócrates hace más de 2500 años: ´Toda enfermedad empieza en el intestino´”, explica.

El médico gastroenterólogo Bustos Fernández es uno de los autores del estudio y consideró en diálogo con Infobae que esta investigación dio evidencia científica a una realidad que los médicos ya observaban en el consultorio: “La sintomatología de tipo intestino irritable se acompaña de una gran cantidad de síntomas extra digestivos, que no deben ser tratados de forma individual, sino que se debe plantear un tratamiento más integrador y generalizado”.

Bustos consideró que los hallazgos están en sintonía con un abordaje que gana terreno en gastroenterología y otras disciplinas: el equilibrio en el eje cerebro-intestino-microbiota es garante del buen estado de salud. Esto implica que el equilibrio (o la alteración) de los microorganismos de nuestra microbiota intestinal tiene una relación estrecha con la estabilidad dentro de nuestro sistema nervioso central.

Los hallazgos del estudio

El estudio publicado en Neurogastroenterology and MotilityEl estudio publicado en Neurogastroenterology and Motility

La investigación indagó en la prevalencia de síntomas extraintestinales en pacientes con el Síndrome del Intestino Irritable (SII), y evidenció diferencias significativas según el subtipo de este trastorno. Según los criterios de Roma IV (que se aplican para evaluar los trastornos funcionales intestinales), los participantes fueron clasificados en SII con predominio de diarrea (SII-D), estreñimiento (SII-E) y hábitos intestinales mixtos (SII-M). Los datos fueron relevados entre julio de 2022 y abril de 2023.

Los hallazgos mostraron que los pacientes con estreñimiento presentan una menor gravedad en los síntomas del SII y una menor prevalencia de obesidad en comparación con los otros subtipos. Por otro lado, aquellos con predominio de síntomas diarreicos mostraron una mayor incidencia de intolerancia alimentaria, antecedentes de colecistectomía e incontinencia fecal.

En tanto, los pacientes con SII y hábitos intestinales mixtos -que alternan entre períodos de diarrea y constipación- registraron la mayor prevalencia de síntomas extraintestinales, con mayor frecuencia de artralgias, dolores de cabeza, hormigueos en extremidades y dermatitis atópica. Además, este grupo evidenció mayor prevalencia de síntomas de depresión en comparación con otros pacientes con enfermedades digestivas.

Las conclusiones de la investigación subrayaron la importancia de una comprensión detallada de los distintos subtipos de SII para el desarrollo de estrategias terapéuticas más personalizadas y efectivas, destacando la necesidad de más investigaciones al respecto.

El vínculo de la microbiota y el sistema nervioso

La investigación subrayó el impacto de distintos subtipos de SII en la gravedad de los síntomas y la relación con otras condiciones como la obesidad e intolerancia alimentaria, destacando la variedad de experiencias entre los pacientesLa investigación subrayó el impacto de distintos subtipos de SII en la gravedad de los síntomas y la relación con otras condiciones como la obesidad e intolerancia alimentaria, destacando la variedad de experiencias entre los pacientes

— ¿Cuáles son las razones detrás de la alta prevalencia de síntomas extradigestivos en los pacientes con problemas intestinales?

— Doctor Pereyra: Existen distintas hipótesis. La primera, refiere a las alteraciones de la permeabilidad del intestino, las filtraciones de toxinas y alimentos mal digeridos que impactan el sistema inmunológico enfermando el resto del cuerpo.

Por otro lado, se manifiesta una activación del sistema nervioso central a través de la activación del eje cerebro-intestinal, esto significa que se activan ciertos neurotransmisores que generan información en el cerebro. También las intolerancias alimentarias por fenómenos inmunológicos generan impacto a distancia también. Esos son las tres principales razones.

— Doctor Bustos Fernández: El organismo vive en un estado de salud o de enfermedad que se basa en lo que llamamos estado inflamatorio, no en el sentido de “se me hinchó la panza”, sino en la liberación de distintos marcadores proinflamatorios o antiinflamatorios. Y la principal puerta de estos marcadores inflamatorios en el organismo es el tubo digestivo, a través de su relación con la microbiota intestinal.

Cuando por distintas razones nos empezamos a llevar mal con nuestra microbiota, empieza a producirse una liberación de estos neurotransmisores que van a producir este estado proinflamatorio y un estado de enfermedad. Pero de la misma manera, una correcta microbiota intestinal puede producir microorganismos que son antiinflamatorios y nos van a proteger.

Esto significa que distintos tipos de enfermedades, no solamente del tubo digestivo, sino enfermedades de todo el organismo, van a depender en forma absoluta del estado de nuestra microbiota intestinal.

“Reseteo del intestino”

El gastroenterólogo Pereyra considera que el abordaje terapéutico debe iniciarse con un programa de descanso digestivo o “reseteo intestinal”(Getty Images)El gastroenterólogo Pereyra considera que el abordaje terapéutico debe iniciarse con un programa de descanso digestivo o “reseteo intestinal”(Getty Images)

Dadas estas conclusiones, uno de los objetivo del tratamiento que propone el doctor Pereyra para los pacientes que presentan síntomas digestivos y no digestivos vinculados al intestino irritable consiste justamente en aplacar la respuesta inmunológica relacionada a estos malestares. El gastroenterólogo considera que el abordaje terapéutico debe iniciarse con un programa de descanso digestivo o “reseteo intestinal”

Este proceso consiste en una “dieta de eliminación” sin trigo, sin lácteos, sin azúcar y sin FODMAP durante 7 días para darle espacio al intestino a que se recupere, con el objetivo de brindar un escenario idea para que el sistema inmunológico pueda descansar.

Al poner a reposar el intestino, revertimos todos estos mecanismos posibles, que van desde la intolerancia alimentaria, la activación del eje intestinal y la alteración de la permeabilidad intestinal”, señala Pereyra.

En ese mismo sentido, el doctor Bustos Fernández postula que el enfoque médico debe “buscar una modulación correcta de la microbiota intestinal para crear este estado de salud en el organismo, que es un estado antiinflamatorio. Y la mejor forma de hacerlo es a través de la dieta o modulando a veces en forma terapéutica, con algún antibiótico o los llamados probióticos y prebióticos”.

Cómo se recopilaron los datos

La app utlizada para evaluar la prevalencia de síntomas en pacientes con Síndrome de Intestino Irritable La app utlizada para evaluar la prevalencia de síntomas en pacientes con Síndrome de Intestino Irritable

Lo que distingue a este estudio es su innovador método de recolección de datos. A través de una aplicación móvil diseñada específicamente para este propósito, los pacientes pudieron registrar sus síntomas en tiempo real, y proporcionaron así una base de datos detallada y precisa sobre su estado de salud.

“Este estudio se llevó a cabo mediante un cuestionario proporcionado a todos los pacientes que entraron en nuestro programa b15 a través de la web. El cuestionario fue administrado al inicio y al final del programa para evaluar la evolución de cada paciente. Se utilizaron escalas validadas para patología digestiva funcional. Asimismo, se examinó la esfera anímica y se indagaron síntomas extra digestivos, tales como dolores de cabeza, hormigueos, dermatitis atópica, síndrome de piernas inquietas, fatiga crónica, ansiedad, depresión, entre otros problemas articulares”, detalló Pereyra a Infobae.

Esta metodología permitió una mejor comprensión de las experiencias cotidianas de los pacientes con afecciones digestivas.

El doctor Pereyra propone que uno de los caminos a seguir por los profesionales de la salud debería orientarse a un enfoque más inclusivo en el tratamiento de los trastornos digestivos, al considerar no solo los síntomas digestivos sino también las manifestaciones sistémicas de estas condiciones.

Los autores del estudio destacaron que la colaboración entre expertos en estadística, gastroenterología y epidemiología fue crucial para el análisis de los datos, Y postularon que focalizar y prestar atención a las experiencias integrales de los pacientes, permite avanzar hacia terapias más efectivas y personalizadas, mejorando significativamente la calidad de vida de aquellos afectados por estos trastornos.

El estudio “Prevalencia de síntomas extraintestinales según subtipo de síndrome del intestino irritable” fue publicado en la revista Neurogastroenterology and MotilityParticiparon de la investigación los doctores Facundo Pereyra, Luis María Bustos Fernández., Francisco Schlottman, Rafael Zamora, Agustina Marconi, Leandro Steinberg y Lisandro Pereyra.

Fuente Infobae

- Espacio publicitario -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img
- Espacio publicitario -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Últimas Noticias

Noticias relacionadas