24.9 C
Presidencia Roque Sáenz Peña
viernes, febrero 23, 2024

El bolsonarismo quiere que el Congreso investigue a las encuestadoras y pide “castigos severos”

- Espacio publicitario -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img
- Espacio publicitario -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Fallaron en sus previsiones sobre el primer turno de este domingo. La ventaja de Lula sobre Jair Bolsonaro fue mucho menor a la que vaticinaron varias empresas de sondeos de opinión.

Las encuestadoras erraron sus previsiones (Foto: AFP)
Las encuestadoras erraron sus previsiones (Foto: AFP)

Las empresas encuestadoras fueron las grandes derrotadas en la primera vuelta de las elecciones de este domingo en Brasil. El balotaje se realizará el 30 de octubre entre Jair Bolsonaro y Lula da Silva.

Si bien acertaron dentro de los márgenes de error del 3% en los números que a su juicio obtendría el candidato del Partido de los Trabajadores (PT), ninguna atinó sobre el verdadero caudal de votos que alcanzó el actual presidente. Lula ganó la primera vuelta con el 48,43% de los votos contra el 43,20% de Bolsonaro, según el Tribunal Superior Electoral (TSE) escrutados el 99,9% de las mesas.

Los resultados oficiales le dieron finalmente la razón a Bolsonaro, que venía denostando los sondeos que lo daban por debajo de Lula hasta por 14 puntos. Incluso, la encuestadora Datafolha se animó a presagiar que Lula podría ganar en primera vuelta si se contabilizaban solo los votos válidos. Pero nada de eso ocurrió. Ahora el bolsonarismo se anima a ir por todo. Incluso el diputado Eduardo Bolsonaro, hijo del mandatario, anunció que impulsará la creación de una comisión legislativa que investigue a las encuestadoras, mientras desde el Congreso piden “castigos severos”.

Jair Bolsonaro: “Mucha gente se dejó llevar por las mentiras”

Bolsonaro tuvo motivos para festejar a pesar de la derrota. En las últimas semanas, venía insistiendo en que las encuestas no reflejaban la realidad y que los resultados de los últimos sondeos arrastraban agua para el molino de Lula por el arrastre del efecto “voto útil”.

“Mucha gente se dejó llevar por las mentiras propagadas por los institutos de investigación, que salieron del primer turno completamente desmoralizados. Erraron todas las previsiones y ya son los mayores derrotados de esta elección. Vencimos esa mentira y ahora vamos a ganar la elección”, aseguró el presidente Bolsonaro en su cuenta oficial de Twitter.

Jair Bolsonaro cargó contra las encuestadoras (Foto: Twitter/@jairbolsonaro)
Jair Bolsonaro cargó contra las encuestadoras (Foto: Twitter/@jairbolsonaro)

Su hijo, Eduardo Bolsonaro, ya anunció que juntará firmas para abrir una Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI), como las creadas por la oposición para indagar sobre la actuación del gobierno durante la pandemia, para investigar a las encuestadoras. El jefe de Gabinete, Ciro Nogueira, llamó desde su cuenta de Twitter a ignorar a estas empresas.

“Después del escándalo que cometieron, todos los electores del presidente de Bolsonaro solo tienen una respuesta a las encuestadoras: ¡no responder a ninguna hasta el final de la elección!”, escribió.

El líder del oficialismo en la Cámara de Diputados, Ricardo Barros, fue más allá y anunció su intención de presentar un proyecto de ley para imponer “castigos severos” a los institutos demoscópicos que se equivoquen más allá del margen de error .”Encuesta publicada la víspera de las elecciones cuyo resultado no coincide con el margen de error es delito”, advirtió.

Por qué erraron las encuestadoras sobre el verdadero caudal de votos de Jair Bolsonaro

El ánimo en las encuestadoras brasileñas no es el mejor. Y en las próximas semanas deberán volver a sondear el ánimo de los brasileños de cara al balotaje, pero con un boicot impulsado por el propio jefe de gabinete. Los sondeos para la segunda vuelta quedarán ahora en jaque. Pero ¿qué falló?

”Las encuestas subestimaron la fuerza de Bolsonaro. Eso puede tener relación con el tipo de muestra. Las encuestas se equivocaron, pero lo hicieron encima de la misma lógica”, dijo Guilherme Casaroes, politólogo del prestigioso centro de estudios Fundación Getúlio Vargas.

Jair Bolsonaro y Lula irán a balotaje este 30 de octubre (Foto: Reuters)
Jair Bolsonaro y Lula irán a balotaje este 30 de octubre (Foto: Reuters)

Casaroes declaró a Efe que el resultado tiene, en parte, una lectura en clave regional: los sondeos no consiguieron marcar el liderazgo de la derecha en los grandes colegios electorales, principalmente San Paulo, el estado más rico y poblado de Brasil.

Allí, la sorpresa la dio el exministro de Infraestructura Tarcísio Gomes de Freitas, militar de la reserva y un fiel escudero de Bolsonaro. El candidato bolsonarista aventajó al exalcalde Fernando Haddad, pupilo de Lula y gran favorito.

Otro de los factores que explican la diferencia entre las encuestas y las urnas, según especialistas, sería el llamado “voto útil” desde el espacio del centroizquierdista Ciro Gomes hacia Lula. Pero eso no ocurrió.

Qué dijeron las encuestadoras sobre los errores en los sondeos

En una entrevista a UOL, el primer ejecutivo de la firma Quaest, Felipe Nunes, dijo que las encuestas no son un “pronóstico” sino un “diagnóstico” de la sociedad.

”Los sondeos tienen un papel fundamental para ayudarnos a entender los movimientos que están por llegar”, dijo Nunes. A su vez, el director ejecutivo de la firma Atlas, Andrei Roman, admitió que “las encuestas se equivocaron”.

”La diferencia de 9 puntos (que dio la firma Atlas entre Lula y Bolsonaro) terminó siendo de 5 puntos en el resultado. Necesitamos encarar ese resultado con honestidad”, afirmó en sus redes sociales.

Para Leandro Gabiati, director de la consultora Dominium, “los sondeos no hacen pronósticos. Son como una foto (del momento), no una película. Pero las últimas encuestas del viernes y del sábado muestran que hubo grandes errores, no solo en la presidencial, sino también en la elección de senadores y gobernadores”, dijo a la agencia Afp.

El experto afirmó: “Como los sondeos fueron tan lejos de la realidad, ahora no sabemos si de hecho Bolsonaro creció o si ya tenía ese apoyo”.

El sector evangélico, clave para las muestras de opinión en Brasil

La politóloga Mayra Goulart, de la Universidad Federal de Río de Janeiro, dijo que en Brasil existe un “apagón de información” ante el atraso de dos años del censo demográfico, postergado de 2020 para 2022 por la pandemia. Esto afecta la precisión de la muestra, especialmente en segmentos como el evangélico, que representa un 30% de los brasileños y es “un sector popular capaz de dar votos a la extrema derecha”, apuntó Goulart.

Y alertó: “Colocar en jaque las encuestas electorales en un contexto de populismo de extrema derecha es colocar en jaque también la ciencia y las fuentes confiables de información, entre ellas los medios”.

- Espacio publicitario -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Últimas Noticias

Noticias relacionadas