13.6 C
Presidencia Roque Sáenz Peña
jueves, mayo 23, 2024

Adicción al celular: cuando la desconexión provoca un «vacío existencial»

- Espacio publicitario -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Alberto Trimboli, expresidente de la Asociación Argentina de Salud Mental, detalló que antes un adicto al trabajo podía llevarse a su casa una carpeta para trabajar el fin de semana, pero que hoy «alcanza un celular y una conexión a internet para llevarse la oficina completa». La opinión de otros especialistas.

El uso del celular atraviesa todos los ámbitos de la vida y se transformó en algo cotidiano desde hace muchos años, al punto que la desconexión a ese tipo de dispositivos puede generar en algunas personas un «sentido de vacío», el cual, según especialistas consultados por Télam, suele provocar angustia, inseguridad, incertidumbre e irritabilidad.

Alberto Trimboli, psicólogo y expresidente de la Asociación Argentina de Salud Mental (AASM), destacó que el avance de internet y de la web 2.0 «potenció adicciones» que ya existían, mientras que «en simultáneo aparecieron otras» propias de la era digital.

El especialista detalló que hace unos años un adicto al trabajo podía llevarse a su casa una carpeta para trabajar el fin de semana, pero que hoy «alcanza un celular y una conexión a internet para llevarse la oficina completa. Incluso una persona adicta a las compras puede entrar las 24 horas a una aplicación y comprar usando una tarjeta. Lo mismo sucede con el sexo y el juego».

En las últimas décadas, casi sin darnos cuenta, el desarrollo de la tecnología fue sumamente vertiginoso, el celular evolucionó y se impregnó en toda nuestra vida, tanto a nivel recreativo, laboral, académico e incluso para la vida diaria, como en aplicaciones de compra, citas o movilidad.

El problema se presenta cuando nos vemos obligados a desconectarnos de los aparatos, por ejemplo por la falta de internet, y debemos preguntarnos qué le sucede al sujeto que está constantemente con su dispositivo y por qué existe una «sensación de vacío» a la hora de desconectarse.

Trimboli indicó que la «sensación de vacío» es un punto a tener en cuenta porque «es un síntoma de que uno está teniendo un problema con el uso de los aparatos«.

«Suele ponerse en evidencia cuando se viaja a un lugar sin acceso a internet, o en un avión, inclusive en la misma casa cuando se corta la luz o internet», dijo y agregó que, en esas ocasiones, puede aparecer sensación de vacío, angustia, inseguridad, incertidumbre e irritabilidad, algo así como «un síndrome de abstinencia por la falta de uso del dispositivo».

Según el especialista, el límite entre la adicción y el «uso normal» de la tecnología no depende del tiempo de conexión, sino del tipo de relación que se entabla con el dispositivo.

De acuerdo al especialista, las experiencias se sienten «vacías» porque el sujeto no se toma un momento para disfrutar del lugar o experiencia, y está pendiente del dispositivo todo el tiempo, acompañado a esto, existe un término para describir el «miedo» a no tener el celular o contar con conexión a internet: nomofobia.

«Las redes sociales intensifican esto, el miedo de «perderme algo» se potencia porque se amplifica la interacción con los demás. No podés dejar el celular no solo por esta cuestión irracional a perder algo, sino que ya es parte del comportamiento compulsivo de hacer algo todo el tiempo», advirtió.

«Hay que sumar un nuevo aprendizaje sobre cómo manejar los dispositivos tan compulsivamente. Es una cuestión conductual. Hay personas planificadoras que saben desconectarse», afirmó.

- Espacio publicitario -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img
- Espacio publicitario -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Últimas Noticias

Noticias relacionadas